Columbia, abogados de accidentes automovilísticos en Carolina del Sur

Causas de los accidentes automovilísticos

Los accidentes automovilísticos son un hecho desafortunado de la vida, y pueden pasarle a cualquiera. Cada año, más de 32,000 personas resultan fatalmente heridas en accidentes en carreteras estadounidenses. Según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA), la mayoría de los accidentes son provocados por un error del conductor y, por lo tanto, se pueden prevenir. Ayuda mucho el conocer más sobre las razones por las que ocurren los accidentes automovilísticos para poder prevenirlos.

Accidentes automovilísticos provocados por un error del conductor

  • Conducción distraída

El conducir distraído se ha convertido en una epidemia. El factor más común en la conducción distraída es el uso de teléfonos celulares. El Consejo de Seguridad Nacional (NSC) informa que al menos una cuarta parte de todos los accidentes automovilísticos involucran a conductores que estaban en sus teléfonos celulares en el momento o justo antes del accidente. Además, no solo es problemático enviar mensajes de texto y conducir; hablar por teléfono mientras conduce también puede ser mortal.

A pesar de la popularidad del término «multitarea», los estudios muestran que el cerebro humano no puede hacer dos cosas al mismo tiempo. En lugar de centrarse en dos tareas de manera simultánea, el cerebro cambia rápidamente entre las dos o más tareas que concurren.

La seguridad en la carretera depende de la capacidad del conductor para percibir los peligros potenciales y luego responder de manera rápida y adecuada para evitar un accidente. Toda la trayectoria de este proceso puede ocurrir en fracciones de segundos. Si un conductor está ocupado con una actividad que le distrae, es menos probable que pueda percibir el peligro y formular una respuesta a tiempo para evitar un accidente. A medida que los conductores se vuelven cada vez más dependientes de sus teléfonos, este tipo de accidentes solo van a ser más comunes. 

  • Conducir en estado de ebriedad

La NHTSA informa que el alcohol está involucrado en cerca de la mitad de todos los accidentes automovilísticos fatales. Otras drogas como la marihuana, los analgésicos recetados, los opiáceos como la heroína y la metadona y otras sustancias intoxicantes (tanto de venta libre como ilegales) también están comúnmente involucradas en accidentes mortales. Aunque estos tipos de accidentes tienden a ocurrir con más frecuencia en áreas rurales donde no hay taxis disponibles, los accidentes automovilísticos por conducir en estado de ebriedad pueden ocurrir en cualquier lugar.

  • Conducción somnolienta

Conducir mientras está fatigado puede ser tan peligroso como conducir ebrio, o peor. Los conductores cansados tienen más probabilidades de quedarse dormidos detrás del volante y pasar por alto las señales de tránsito y las luces rojas. Los conductores somnolientos tienen tiempos de reacción más lentos que los conductores alertas. Los conductores de camiones conducen con frecuencia mientras están fatigados, debido a la presión para ganar más dinero o incluso simplemente para mantener sus trabajos. La intensa presión que enfrentan, combinada con el gran tamaño de los vehículos comerciales, hace de esta una combinación mortal.

  • Conducción imprudente y furia al volante

Cuando un conductor está enojado o molesto, pueden verse comprometidas las habilidades para tomar decisiones. Cambiar de carril demasiado rápido, el exceso de velocidad, ir muy pegado y rebasar a otros conductores pueden conducir a accidentes graves.

  • Exceso de velocidad

El exceso de velocidad se clasifica constantemente como uno de los factores principales en accidentes automovilísticos fatales y no fatales. Las investigaciones muestran que los adolescentes y los conductores sin experiencia tienen más probabilidades de acelerar que los conductores adultos. Según los Centros para el Control de Enfermedades, los conductores adolescentes varones son los peores infractores. Debido a que los conductores adolescentes no han tenido tiempo de desarrollar el conjunto de habilidades que poseen los conductores adultos, generalmente no están preparados para responder a los peligros mientras conducen a una alta velocidad.

Otras causas comunes de accidentes

  • Defectos de auto

La falta de mantenimiento del sistema de frenos o los neumáticos de un vehículo es una causa común de accidentes. Sin embargo, incluso los propietarios más meticulosos de vehículos pueden tener problemas si su automóvil o camión se ve comprometido por un defecto de diseño o fabricación. Los propietarios de vehículos que han sido informados de un retiro del producto deben programar una cita para que lo arreglen lo antes posible. 

  • Malas condiciones climáticas

Conducir en la nieve, el hielo, la niebla y la lluvia (especialmente cuando comienza a llover y las carreteras son más resbaladizas), puede aumentar significativamente las posibilidades de un accidente automovilístico. Cuando un conductor se involucra en cualquiera de los comportamientos descritos anteriormente mientras las condiciones de la carretera son malas, el riesgo de un accidente aumenta exponencialmente.